Tiene que hacerte feliz tu trabajo; hay un montón de historias por ahí; de un neurólogo que dejó su trabajo a los 50 para trabajar como instructor de buceo. De un abogado que siempre quiso dar recorridos históricos por la ciudad y dejó su trabajo para hacerlo. Se supone que estas personas son más felices ahora porque siguieron su destino.

Pero, ¿es obligatorio que te sientas feliz en tu trabajo? ¿Y es eso posible acaso? Un estudio que el Grupo Manpower realizó en Alemania señaló que alrededor del 55% de los encuestados estaban contentos con sus trabajos. Por el contrario, también se puede decir que casi la mitad de la gente en Alemania (45%) no es actualmente feliz en su trabajo.

Muchas personas tienen demasiadas expectativas puestas en su trabajo

Esto se debe en parte a nuestras propias expectativas. Mucha gente tiene grandes expectativas en su trabajo: no sólo debe estar bien pagado, sino también divertido y significativo. Pero la realidad suele ser diferente. No hay casi ningún trabajo perfecto en el que cada día sea más significativo que el anterior. La gente puede ser agotadora, incluyendo jefes y colegas.

¿Existe el lugar de trabajo perfecto que hace feliz a la gente? «Depende», es la conclusión del estudio de 2013 El trabajo como factor de la felicidad del Profesor Dr. Michael Neumann y el Dr. Jörg Schmidt del Instituto Romano Herzog de Potsdam.

Eres feliz con el trabajo cuando todo lo demás también está bien

Básicamente, el estudio encuentra que tener un trabajo casi siempre te hace más feliz que no tenerlo. Cuando se está desempleado, la autoestima a menudo se ve afectada. El estudio también concluye que las personas están particularmente satisfechas con su trabajo si pueden realizar sus propias ideas allí y se requiere un alto nivel de calificación. Pero esto sólo es cierto si están sanos en general y tienen una vida familiar intacta. Y ese es el punto realmente interesante.

Si el resto de la vida es un desastre, incluso el mejor trabajo no sirve de nada, la vida en su conjunto tiene que estar en equilibrio. Sólo entonces la gente se siente realmente bien. Sólo así puedes ser feliz gracias al trabajo.

Una distancia saludable entre la vida personal y la laboral es clave

Básicamente, no hace daño desarrollar una distancia saludable con tu trabajo. Esto incluye, sobre todo, bajar las propias expectativas. Si quieres que te bañen en aprecio todos los días, rápidamente te sentirás infeliz en la mayoría de los trabajos.

De todos modos, tiene sentido abordar el trabajo con un poco más de sobriedad: hacer que tu felicidad dependa solo de tu trabajo es tan realista como imaginar que la mujer de tus sueños podría liberarte de todas tus preocupaciones por el resto de tu vida (quiero decir, que puede hacerlo del todo). Además, una relación sólo funciona bien a largo plazo si tu vida está razonablemente equilibrada, es decir, si tienes amigos, un trabajo y deportes u otros intereses además de tu relación. La situación es similar en el trabajo.

Contacto – ExpoTrabajoVirtual

Referencia: RevistaGQ

Chatear